Pasemos del sorbo a la taza completa

Sin ánimo de pasar por aguafiestas, algunos apuntes sobre las ferias y fiestas de San Vicente de Chucurí.

Por Ismenia Ardila Díaz

Pueblo que se respete celebra sus fiestas anuales y como chucureña ausente muchos años, no quise perdérmelas y aquí algunos apuntes para el balance de la 59 versión de las ferias y fiestas de San Vicente de Chucurí, sin querer pasar por aguafiestas.

juan ibarra y los chucureños
Fotografía: Mauricio Suárez Photography

Todo parece indicar que fueron otras damnificadas del reciente proceso electoral, pero qué mejor pretexto para ‘sacudirse’ el tema y disfrutar de la rumba, como pareció ser la ley: no hubo artista malo o regular para los centenares de participantes que diariamente se concentraron alrededor de la tarima principal para bailar al ritmo de la música. Masiva asistencia y el parque a reventar: había que ver a las 4 de la mañana del lunes festivo, cómo centenares de personas azotaban baldosa en el parque y el mismo atrio,  como si apenas fuera la media noche.

El desfile de comparsas sigue siendo un gran atractivo, que acertadamente se pasó para el sábado, permitiendo la participación de foráneos y turistas que arriban a la expectativa de los festejos. Sin embargo, este año, no tuvieron la participación de otros, pero no faltó la picaresca, el mensaje político y la crítica que les han caracterizado desde siempre. En San Vicente, las propuestas no pasan por lo mero artístico, comparsa que se respete, lleva la ironía y la caricatura por delante, con mucha alegría y humor. Fue así como a pesar de la rechifla de los estudiantes del Camilo Torres, terminó como indiscutible ganador el hospital, con su simpática crítica a la alta accidentalidad de motociclistas, que incluyó reporteros del ‘Radio Chisme’ y  el  “usted no sabe quién soy yo”, seguido por la puesta en escena de la situación de los colombianos en la frontera con Venezuela, del Colnupaz.comparsas en san vicente de chucuri

Qué decir de la exposición bovina y el juzgamiento equino, donde el juez internacional Oscar Díaz, matizó el relato y la evaluación de la jornada con algunas ‘pullas’ a la desorganización, sin que esto bajara el entusiasmo de las decenas de participantes que entraban y salían del recinto.

Fotografía: Mauricio Suárez Photography
Fotografía: Mauricio Suárez Photography

Y el tema que más me gusta, el concurso de la 14, prácticamente salvado por el  esfuerzo y compromiso de Oscar Trujillo, sorteando toda clase de dificultades: escasa difusión y participantes, logística y organización. Sin embargo, pudo más el entusiasmo: los músicos tocaron sobre el planchón de un vehículo, el sonido llegó con la voz de Mayorga y los cacaoteros se acomodaron descomplicadamente con sus mazorcas para concursar en tamaño, peso y desengrullada, y hasta se bailaron la mañana al ritmo de las composiciones de don Juan Ibarra  y los “Chucureños”, dejando testimonio a través de la señal en vivo de San Vicente Stereo, www.sanvicentedechucuri.com y Telechucurí.

concurso de desengrulladores de cacao
Fotografía: Mauricio Suárez Photography

El espacio se acaba y la opinión respetuosa es para el alcalde electo y su reto:  trabajar con suficiente tiempo y liderar el impulso y realce que requiere la versión No  60, donde es justo seguir consolidando escenarios y actividades mejor organizados en torno a la cultura del cacao, la misma que puede motivar más y nuevos visitantes. Sólo en el caso del último concurso, con el respeto de los comerciantes de la 14, que lo impulsan, ya es hora de buscar un espacio cómodo, amplio y con una logística que realce la puesta en escena de nuestros campesinos desengrulladores y cultivadores del grano, así como la asistencia del público. Puesta en escena que podría incluir una completa pedagogía sobre estos asuntos, matizado con expresiones artísticas. ¿Cuantos chucureños  y turistas conocen  el proceso de cultivo, cuidado, recolección, fermentación, secado, selección y hasta comercialización del dulce grano?

La cultura del cacao y el aguacate, están en la esencia de los chucureños y ahora con el indiscutible atractivo turístico jalonado por Hidrosogamoso, no hay tiempo que perder en estos temas que podrían representar nuevas fuentes de ingresos e imagen para la Capital Cacaotera de Colombia. Hay mucho por hacer: Es tiempo de pasar del sorbo a la taza completa.

Fotografía: Gio Bayona
Fotografía: Gio Bayona

SU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE

Chucureños han dejado su comentario