El turismo en Hidrosogamoso después de la venta de Isagén

Después de la venta de Isagén, nadie podrá impedir que los santandereanos tengamos acceso directo a la represa de Hidrosogamoso para hacer el aprovechamiento turístico apropiado. Nadie nos puede sacar de nuestro propio territorio, al contrario, más que nunca debemos hacer acciones de dueño y señor que acentúen nuestra pertenencia.

Para empezar vamos a llamar Topocoro al embalse, porque el nombre Hidrosogamoso incluye las instalaciones para la producción y conducción de energía.

Topocoro llamaban los Indígenas Guanes la región, y sus descendientes seguiremos llamando Topocoro a las aguas represadas más la selva originaria que las rodean.

Fotografia: Fernando Forero / Facebook
Fotografia: Fernando Forero / Facebook

Debemos prepararnos para recibir con beneplácito la vinculación de grandes Hoteles y Operadores Turísticos internacionales o nacionales, pero debe quedar claro que el apoyo Oficial otorgará prioridad a los rivereños de Betulia, Zapatoca, San Vicente, Lebrija, Los Santos, Girón, Barranca y mucho mejor a “Bucaramanga como Ciudad Región”, que abarca a estos municipios y a otros.

No es cierto que los rivereños solo tienen capacidad de crear puestecitos para vender limonada al turismo de chancleta.

Fotografía: Hugo Fernando Forero Diaz / facebook
Fotografía: Hugo Fernando Forero Diaz / facebook

Los campesinos empobrecidos por la competencia de las importaciones de comida, los pescadores que sacan sus redes vacías porque la Represa ahuyentó los bagres, los blanquillos y los bocachicos, los obreros petroleros y tanta gente que está perdiendo sus empleos, pueden y deben organizarse para formar empresas comunitarias de servicios turísticos para todos los estratos sociales. Pueden hacerlo si aplican la fórmula de los 3 pasos: organizarse, definir el objetivo y obtener la palanca apropiada. La palanca es el apoyo presupuestal para el arranque que deben ofrecer las Alcaldías o la Gobernación.

Fotografía: Fernando Forero / Facebook
Fotografía: Fernando Forero / Facebook

Isagén nos dejó como herencia el Plan de Ordenamiento para Topocoro, pero no alcanzó a hacerlo aprobar por la Autoridad Nacional Ambiental ANLA. Ese documento debe contener los lineamientos para el desarrollo planificado en armonía con el medio ambiente y las herramientas para contener cualquier pretensión abusiva de los nuevos dueños contra los santandereanos.

Verdad oculta: nos vendieron Isagén para abonar a la deuda externa y poder volver a prestar, vergonzoso sometimiento al agiotismo internacional.

Autor: Leonidas Gómez-Gómez / Vanguardia
Este artículo obedece a la opinión del columnista.

SU OPINIÓN ES MUY IMPORTANTE

Chucureños han dejado su comentario